(+34) 971 699 200 / URGENCIAS (+34) 971 690 116

¿Dónde van los residuos generados en las fiestas navideñas?

A las puertas de recibir a sus Majestades los Reyes de Oriente, os recordamos algunas indicaciones sobre la separación y tratamiento de los residuos que más suelen generarse en esta época de festividades navideñas. El primer consejo que puede darse es reutilizar o reciclar todo aquello que sea posible. Desde el papel de regalo hasta las luces y los adornos navideños, que quizá se hayan hecho a su vez de otros elementos reciclados.

Seguramente, el cartón que ha sido embalaje de diferentes productos es el residuo que más se produce. Como ya sabéis, el contenedor azul es su destino. Allí, hay que depositarlo previamente doblado en su interior, nunca fuera en la vía pública. Sólo si el contenedor azul está lleno, podéis dejar el cartón junto a él, siempre que esté doblado y atado previamente.

En cuanto al papel de regalo, podéis guardarlo para próximos regalos si está en buen estado, y si no, depositadlo también en el contenedor azul. Previamente, habremos separado los lazos, bridas y otros elementos decorativos que, de no poder reciclarse, van al contenedor amarillo -si son de materiales plásticos- o al de rechazo. Si el regalo está envuelto en celofán u otro material plástico, también al amarillo.

Si os queréis deshacer de juguetes para hacer sitio a los que traerán los Reyes, recordad que hay asociaciones benéficas que los recogen para entregárselos a otras personas. Si los juguetes están deteriorados, llevadlos a la Deixalleria, pero no los tiréis al contenedor amarillo.  Antes, comprobad si llevan pilas o baterías, para retirarlas previamente y depositarlas también en el contenedor apropiado de la Deixalleria.

Otro regalo muy común en estas fechas es la ropa. Si habéis hecho sitio en vuestro armario y os queréis deshacer de ropa usada, buscad un contenedor de los de Cáritas o de la Fundació Deixalles que tenemos repartidos en las calles de Calvià, o venid a la Deixalleria a dejarla.

En cuanto a la que os regalan, ¿qué hacer con las etiquetas y con las perchas con las que a menudo vienen? Las etiquetas de cartón van al contenedor azul; las de plástico, al amarillo; y las de tela, que suelen ser muy largas y estar en el interior de las prendas, no se pueden reciclar y van al contenedor de rechazo. Las perchas también se reciclan en el contenedor amarillo.

También es posible que las luces navideñas de adorno hayan acabado dañadas y no puedan repararse. En este caso, la Deixalleria es su destino. Y no olvidéis apagarlas antes de ir a dormir para ahorrar energía.  Y en cuanto al árbol de Navidad, tanto si es artificial y no lo podéis reutilizar, como si es natural, traedlo a la Deixalleria.

Con las comidas familiares y los encuentros de amistad, en ocasiones se produce también mucho desecho relacionado con el transporte y conservación de la comida: bandejas de porexpan o corcho blanco, bandejas de plástico, bolsas de plástico, embalajes plásticos de todo tipo, latas, envoltorios de aluminio, tetra-bricks, etc. Estos materiales deben depositarse en el contendor amarillo de los envases.

Aunque en nuestro municipio estamos trabajando para hacer pronto la recogida de residuos orgánicos, de momento sólo los recogemos de forma diferenciada en los hoteles. Para que os vayáis familiarizando con esta separación, al futuro contenedor marrón irán todos los restos de comida (incluidas cáscaras de huevo, frutos secos y marisco), posos de café, infusiones, servilletas de papel sucias, corchos, cerillas, serrín y restos pequeños de jardinería como hojarasca, plantas o ramos de flores.

Si tenéis jardín y queréis hacer vuestro propio compost, podéis separar estos restos que acabamos de describir y venir a buscar una compostadora doméstica de las que regalamos en la Deixalleria. No obstante, cuanta menos comida tiremos, mejor. El desperdicio alimentario es un problema que se ataja haciendo la compra con una mayor conciencia, aprovechando las sobras para hacer nuevas recetas y congelando todo lo que sobre.

Otro “residuo estrella” en fiestas es el vidrio, con las tradicionales botellas de cava, vino y licor, que se depositan en el contenedor verde, el famoso iglú. Ahora bien, si algún elemento de cristal de vuestra vajilla de cristal, porcelana o cerámica se rompe, no se tira en el verde, sino en el de rechazo, porque en el iglú sólo se recicla el vidrio.

Share

Leave comment